Trabaja con nosotros - Activa3
Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil
Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil
Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil
Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil

En Parada do Sil, municipio rico en paisajes de gran belleza situado entre el ca√Ī√≥n del Sil y las estribaciones monta√Īosas de las tierras de Caldelas,¬† se encuentra el monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil, uno de los muchos vestigios religiosos que salpican la Ribeira Sacra, a la vez que uno de los monasterios m√°s atractivos de la misma, tanto por su belleza como por la espectacularidad del paraje que lo acoge.

A pesar de que su fundación se remonta a siglos anteriores, de este monasterio tenemos noticias escritas desde el siglo X a través de un documento que testifica la donación de ciertas iglesias al mismo en fecha temprana. De estas referencias se deduce su adscripción reglar a San Fructuoso, aunque avanzada la Edad Media adoptará la regla Benedictina, del mismo modo que la mayorí­a de los cenobios de la Ribeira Sacra.

La iglesia, románica al igual que la portada del monasterio, es de finales del siglo XII. Tiene planta de cruz latina de una sola nave en la que se presentan cinco tramos, con arcaduras ligeramente apuntadas y cabecera tripartita de ábsides semicirculares con el central destacado. En la fachada, sobre una portada con tres arquivoltas, influenciada por la parte sur de la cadedral orensana, se erige un gran rosetón calado que, antes de ponerse el sol, permite que el templo se inunde de luz.

La impresionante torre del campanario, ejemplo original del gótico rural gallego, sobresale, cual si de una atalaya se tratase, entre el ramaje del bosque autóctono, ofreciendo una singular belleza.

No fue el de Santa Cristina de Ribas de Sil un monasterio demasiado poderoso, pero a pesar de contar con un reducido n√ļmero de monjes lleg√≥ a acumular un importante patrimonio a trav√©s de las donaciones. Por los contratos de arrendamiento de sus tierras de dominio se sabe que exig√≠¬≠an a los pa√≠¬≠sanos el pago de las rentas en especies, fundamentalmente vino, nueces, casta√Īas secas, centeno y lino.

Se conservan las lápidas de los primeros abades y numerosas referencias fechadas en el siglo XII: cartas de aforamiento, privilegios reales, exención de diezmos e inmunidades, protección papal, etc.