Aquis Originis

Su función principal, sería la de dar cobijo a los viajeros que recorrían la Vía Nova entre Brácara Augusta y Asturica Augusta.
El nombre de la mansión, cuya traducción, de aceptar la versión del códice que la transmite, sería “Aguas del Origen”, resulta de etimología poco explicable, salvo que se trate de una mala transmisión del topónimo Aquis Ocerensis del Anónimo de Ravena.
Su construcción inicial data de época Alto Imperial, pero esta está actualmente arrasada. Las partes que se conservan corresponderían a una segunda fase edificatoria entorno a finales del siglo II dc. y principios del III.
Su emplazamiento no era casual ya que fue instalada para aprovechar una surgencia natural de aguas termales, tan apreciadas por los romanos en lo que a sus baños se refiere.
Aquis Originis

A escasos metros del Balneario de Lobios y abrazada por el Xurés se encuentran los restos de una villa romana  a la que algunos autores asocian con Aquis Originis.

Aquis Originis es la primera mansión viaria que nos encontramos en el camino de la vía XVIII (Vía Nova) del itinerario Antonino al adentrarnos en el actual territorio de Galicia.

La mansión, de tipo rural, habrí­a pertenecido a un rico hacendado romano(1) y a pesar de tratarse de una construcción del Bajo Imperio, existen suficientes evidencias que permiten afirmar que, o bien fue construida sobre una vivienda del Alto Imperio,  o se trata  de una reforma realizada en una vivienda de esa misma época. Las partes que se conservan corresponden a esa segunda fase edificatoria que estaría datada entre finales del siglo II y principios del III, con diversas reformas hasta finales del siglo IV o principios del V.

Su extensión original rondaría los 500 metros cuadrados, con un sector residencial o pars urbana, que estaría dotado con complejos termales privados, peristilos columnados y probablemente, suelos decorados con mosaicos o pavimentos, así como pinturas murales.

Aquis Originis

Dentro del conjunto podemos observar un espacio termal con sistema de calefacción – al que pertenecerí­an las filas de arcos -,  un comedor,  un horno y varias estancias.

El yacimiento de la villa termal fue encontrado de forma casual por los habitantes del lugar. En 1988 realizaron prospecciones superficiales, y entre 1989 y 1995 se llevaron a cabo cinco campañas de excavaciones arqueológicas por parte del Museo Arqueológico Provincial de Ourense, en las que se encontraron monedas y otros objetos de oro y mármol.

El ayuntamiento de Lobios compró el terreno entre 1990 y 1996, y se llevó a cabo una puesta en valor con la construcción de plataformas y colocación de paneles explicativos.

Referencias

(1) En el yacimiento se encontraron varias piezas de oro bronce y marmol que, junto con otros elementos como monedas romanas, confirmarí­an la idea acerca del nivel de vida que habrí­an disfrutado los propietarios de la casa. Todos los materiales recuperados están depositados en el Museo Arqueológico de Ourense.

Ocio y turismo