Monasterio de San Pedro de Rocas

Situado en el Concello de Esgos el monasterio de San Pedro de Rocas es el más antiguo testimonio de la vida eremita de Galicia y uno de los más antiguos de toda Europa
Este monasterio es único por estar excavado en la roca natural. Se trata de un recinto antiquísimo, tosco, casi primitivo, testigo de los primeros asentamientos eremitas en estas tierras.
El primitivo monasterio desapareció, quedando desierta su iglesia hasta finales del siglo IX y comienzos del X.
Monasterio de San Pedro de Rocas

San Pedro de Rocas es un recinto antiquísimo, tosco, casi primitivo, testigo de los primeros asentamientos eremitas en estas tierras. El valor de San Pedro de Rocas es antropológico más que estético.

La iglesia monasterial, de la que tan sólo quedan las paredes, fue construida utilizando como uno de los muros el paramento de las tres capillas que aparecen abiertas en la roca de la vertiente del monte. Los arcos de entrada a estas capillas tienen columnas adosadas con nácelas, bezantes y capiteles labrados en la misma roca en que están abiertas las capillas. Una central de mayores dimensiones y dos laterales. La central tiene una abertura circular, como falsa cúpula con linterna, que llega hasta la cumbre de la montaña, recibiendo por ella la luz del día. Las laterales están cubiertas con bóvedas de medio cañón, que es la forma dada a la roca en la parte superior de las tres capillas.

Monasterio de San Pedro de Rocas

 

Una de las particularidades del Monasterio de San Pedro de Rocas es que conserva en el piso de la iglesia una serie de sepulcros antropomorfos.

 

Durante siglos San Pedro de Rocas pasa por diversas dependencias. En algunas ocasiones se vincula a Santo Estevo de Ribas de Sil. En otros momentos los priores aparecen como autónomos hasta que en el siglo XV el Priorato de San Pedro de Rocas queda unido al Monasterio de Celanova definitivamente.
Monasterio de San Pedro de Rocas

Historia

Tras su llegada a Gallaecia en el año 550, San Martí­n Dumiense se convirtió en el máximo impulsor cultural y polí­tico del Reino Suevo. Bajo su influencia y después de la milagrosa curación de su hijo Teodomiro,   Carriarico abandona el arrianismo para abrazar el catolicismo. Tras su muerte,  Teodomiro se convierte en el primer rey católico – según cita San Isidoro – debido a la conversión masiva del pueblo Suevo.

En el año 573 el hijo de Teodomiro, Miro gobierna el noroeste de Hispania. Un año antes Leovigildo, asociado al trono visigodo por su hermano Liuva, obtiene el reinado tras la muerte de este.

En este contexto siete ascetas se instalan en esta zona en el año 573 para retirarse a una vida de oración y meditación según consta en la lápida fundacional que se conserva en el Museo Arqueológico de Ourense. En esta lápida aparecen los nombres de algunos de los monjes fundadores: «Hereditas, N.. Eufraxi, Eusani, Quinedi, Eaci, Flavi, Ruve» refiriéndose a ellos como «los herederos» lo que induce a creer que el monasterio habrí­a sido construido con anterioridad.

Las continuas disputas entre suevos y visigodos finalizan cuando Leovigildo, en el año 585, invade y devasta el reino suevo convirtiéndolo en una provincia más del reino visigodo y restaurando el arrianismo.

El año 711, tras una serie de monarcas mediocres,  años de sequí­a y hambruna y coincidiendo con la invasión árabe de la pení­nsula, el monasterio es abandonado cayendo en el olvido.

En el siglo IX y según la reza en la leyenda, un caballero llamado Gemondus lo descubre durante una jornada de caza cuando perseguí­a a un jabalí­. Gemondus se queda a vivir en el lugar como eremita, siendo nombrado abad por otros caballeros que se le unen para formar una comunidad monástica bajo la regla benedictina.

En el siglo X el rey Bermudo dona al abad Manilán y el eremita Diego el monasterio (1), que perteneciera a Froila, hermana de San Rosendo y después pasara a manos del rebelde Osorio Díaz a quien se lo incautara el citado soberano.

Desde entonces ha sufrido varios incendios, el primero en el siglo XI siendo abad Aloito y el último, que produjo su abandono, en 1928.

En 1923 fue declarado Monumento Histórico-Artí­stico.

Bibliografía

  • Monasterio de San Pedro de Rocas : Pisamos tierra de monjes – Ana María Malingre Rodríguez – Edilesa – 2001
  • El monasterio de San Pedro de Rocas y su colección documental. Emilio Duro Peña – 1972.
  • San Pedro de Rocas, Igrexas dos mosteiros e conventos de Galicia. José Antonio Franco Taboada + Santiago Tarro Carrodeguas – Xunta de Galicia – 2009. Páx.115-129.
  • San Pedro de Rocas un eremitorio rupestre altomedieval. Ana María Malingre Rodríguez. Deputación Provincial de Ourense – 1995
  • San Pedro de Rocas. Oscuros orígenes. Ana María Malingre Rodríguez. Revista Auria, ano II, número 20. Ourense 1998. Páx.26-34.
  • O Mosteiro de San Pedro de Rocas”, A Ribeira Sacra esencia de espiritualidade de Galicia. Ana María Malingre Rodríguez. Consellería de Cultura, Comunicación Social e Turismo. 2004. Páx.129-142.
  • La casa Prioral del monasterio de San Pedro de Rocas. Ana María Malingre Rodríguez. Porta da Aira, número 14. Grupo Francisco de Moure – 2015. Páx.137-148.
  • San Pedro de Rocas. Porta á Ribeira Sacra. VV.AA. – Deputación Provincial de Ourense – 2009.
Ocio y turismo