Manantiales de As Burgas

Ourense a través del tiempo: Historia de una ciudad milenaria

13/12/2023
Redacción
Sin comentarios

Ourense es una ciudad con una rica historia que se extiende a través de milenios, un crisol de civilizaciones y culturas. Desde sus inicios como un asentamiento prerromano hasta su desarrollo en la Edad Media, Ourense ha sido testigo de eventos significativos, incluyendo incursiones árabes y normandas en el siglo X.

Prehistoria y asentamientos prerromanos

Desde el Neolítico (6000-3500 a.C.), el valle del Miño en Ourense ha sido un espacio propicio para el asentamiento de innumerables grupos de nómadas que buscaban un lugar fértil y protegido, tanto de los fenómenos atmosféricos como de los enemigos.  Atraídos por el río Miño y las aguas termales, estos grupos establecieron castros prerromanos en lugares como Beiro, Madrosende, Oira, Santomé y Valdegola, asentándose finalmente en las cercanías de As Burgas​​​​. Estos lugares fueron no solo hogares, sino también centros de peregrinación, especialmente alrededor de las aguas termales, incluso antes de la llegada de los romanos.

La huella romana

La era romana marcó un punto de inflexión en la historia de Ourense. Con su llegada en el siglo I a.C., los romanos transformaron la región,  estableciendo la ciudad como un importante centro urbano y comercial en el noroeste de la península. Acerca de su nombre,  existen dos teorías principales: una sugiere que se debe a su abundancia de oro (Auriense), haciendo de la ciudad un centro importante en la provincia romana de Hispania. Otra teoría propone que el nombre deriva del latín “aquae urente” (aguas abrasadoras) o del germánico “warmsee” (lago caliente), en referencia a sus famosas fuentes termales.

Infraestructuras Romanas y Desarrollo Urbano

Durante la era romana, Ourense experimentó un desarrollo significativo, evidenciado en estructuras como el Puente Romano sobre el río Miño, cuyos pilares originales aún se mantienen. Este puente no solo era una maravilla arquitectónica, sino también un elemento crucial en la importancia de Ourense como un núcleo comercial estratégico, un legado que perduró más allá de la dominación romana​​.

Las Burgas, otro legado romano, se han mantenido como un atractivo central a lo largo de los siglos, con la zona dividiéndose en tres tramos distintos, incluyendo una fuente monumental del siglo XIX y una piscina-santuario del siglo I d.C.​

La decadencia del Imperio Romano

La decadencia del Imperio Romano, que comenzó alrededor del siglo III d.C., llevó a una disminución gradual en la estabilidad y la seguridad en las regiones exteriores del imperio. Esto afectó a Ourense de varias maneras, incluyendo una disminución en el comercio y en la inversión en infraestructura.

  1. Impacto en la Infraestructura y Urbanismo: Los romanos habían construido extensas infraestructuras en Ourense, como puentes, caminos y baños termales. Con la caída del imperio, estas estructuras comenzaron a deteriorarse debido a la falta de mantenimiento, lo que alteró la vida urbana y rural en la ciudad.
  2. Cambio Político y Social: La retirada de la administración romana llevó a un vacío de poder, que a menudo fue llenado por líderes locales o invasores. En el caso de Ourense y Galicia, este período vio la llegada de los suevos y otros pueblos germánicos, lo que marcó un cambio significativo en la estructura política y social.
  3. Influencia Cultural y Lingüística: Aunque el imperio declinó, el legado cultural y lingüístico romano persistió. El latín, por ejemplo, continuó siendo un idioma influyente y eventualmente evolucionó en lo que hoy conocemos como el gallego.
  4. Desarrollo Religioso: La decadencia romana también coincidió con la propagación del cristianismo. En Ourense, esto llevó a un cambio en las prácticas religiosas y en la construcción de iglesias y monasterios, reemplazando los antiguos templos paganos.
  5. Economía y Sociedad Rural: La desintegración del sistema económico romano tuvo un impacto profundo en la vida rural. La economía de Ourense pasó de ser parte de una vasta red comercial imperial a una más localizada y basada en la subsistencia.

Los suevos

Los suevos eran una confederación de tribus germánicas. Se cree que originalmente habitaban la región del Mar Báltico, posiblemente en lo que hoy es Polonia y Alemania.  Aunque su presencia en Ourense y en Galicia en general fue relativamente breve en comparación con otros periodos históricos, su impacto fue significativo en varios aspectos:

  1. Establecimiento de un Reino: Los suevos establecieron uno de los primeros reinos germánicos en la península ibérica, con su capital en Braga (actual Portugal). Aunque centrados en lo que hoy es el norte de Portugal, su influencia se extendió a Ourense y otras partes de Galicia.
  2. Cambio Político y Social: La llegada de los suevos marcó un cambio significativo en el panorama político y social de la región. Reemplazaron la estructura administrativa romana con su propia organización, aunque algunos elementos de la administración romana continuaron existiendo bajo la nueva dominación.
  3. Influencia Religiosa: Los suevos jugaron un papel importante en la historia religiosa de la región. Inicialmente paganos o arrianos, se convirtieron al catolicismo en el siglo VI. Este cambio tuvo un impacto significativo en la consolidación del cristianismo en Ourense y en la península ibérica en general.
  4. Legado Cultural y Lingüístico: Aunque los suevos hablaban una lengua germánica, su presencia en la región fue relativamente corta y su influencia lingüística directa limitada. Sin embargo, contribuyeron al mosaico cultural y étnico de la región, y su presencia fortaleció la identidad germánica en la península ibérica.
  5. Desarrollo Urbano y Arquitectónico: En términos de urbanismo y arquitectura, es posible que los suevos hayan contribuido al desarrollo de ciertas áreas en Ourense, aunque gran parte de esta influencia se superpone o se fusiona con los legados romanos y visigodos existentes.

Ourense bajo la influencia visigoda

Más tarde, con la conquista del reino suevo por los visigodos en 585, Ourense pasó a formar parte del reino visigodo de Toledo. En la era visigoda, Ourense se consolidó como una de las principales sedes episcopales de la Península Ibérica, dependiente de la archidiócesis de Braga. Este cambio refleja la importancia continua de Ourense en la estructura eclesiástica y política de la región​​.  Su influencia en Ourense se manifestó de varias maneras:

  1. Cambio Político y Administrativo: Con la llegada de los visigodos, se produjo un cambio en la administración y en la estructura política de la región. Los visigodos introdujeron su propio sistema de gobierno, que era diferente al romano, aunque en algunos casos se adaptaron a las estructuras existentes.
  2. Influencia Cultural y Lingüística: Aunque los visigodos hablaban un idioma germánico, eventualmente adoptaron el latín, que era el idioma predominante en la península. Sin embargo, su presencia influyó en el desarrollo lingüístico de la región, contribuyendo al mosaico de idiomas y dialectos que eventualmente se desarrollarían en la península ibérica.
  3. Arquitectura y Arte: Los visigodos dejaron su marca en la arquitectura, especialmente en la construcción de iglesias y edificaciones religiosas. Aunque muchas de estas estructuras no sobrevivieron o fueron remodeladas en períodos posteriores, su estilo influenció el desarrollo del arte prerrománico.
  4. Religión: Durante el periodo visigodo, el cristianismo continuó fortaleciéndose y estructurándose. Los visigodos, que inicialmente eran arrianos (una forma de cristianismo considerada herética por la Iglesia Católica Romana), eventualmente se convirtieron al catolicismo. Esto tuvo un impacto significativo en la consolidación del cristianismo en Ourense y en la península en general.
  5. Sociedad y Economía: Los visigodos influyeron en la estructura social y económica de la región. Introdujeron nuevas leyes y prácticas que afectaron la propiedad de la tierra, la agricultura, y las relaciones sociales y económicas entre diferentes grupos.
  6. Legado Jurídico: Los visigodos son conocidos por su contribución al desarrollo del derecho en la península ibérica. El Código de Eurico y posteriormente el Liber Iudiciorum o Código de Leovigildo, fueron fundamentales en la evolución del derecho visigodo y dejaron un legado que perduró más allá de su reino.

Renacimiento medieval

La historia medieval de Ourense comenzó en el siglo X con la ciudad enfrentando desafíos significativos, como las invasiones de árabes y normandos. Estas incursiones llevaron a un período de declive y desestabilización. Sin embargo, el siglo XI marcó el comienzo de una recuperación progresiva, en gran parte impulsada por los obispos de la diócesis. Estos líderes religiosos ejercieron un poder significativo, actuando como señores feudales y desempeñando un papel crucial en la reconstrucción y el desarrollo de la ciudad.

Consolidación Episcopal y Conflictos Sociales (Siglo XII – XV)

En el siglo XII, Ourense experimentó un crecimiento económico y urbanístico. La formación del ayuntamiento fue un hito importante, representando el deseo de los ciudadanos de tener una voz más fuerte frente al poder eclesiástico. Esta época estuvo marcada por tensiones entre el obispado y los ciudadanos, culminando en la segunda revuelta irmandiña en 1468, donde los ciudadanos asaltaron la Catedral de Ourense y derribaron el castillo Ramiro, un símbolo del poder episcopal.

Siglo XVI: Transformación y Crecimiento

El siglo XVI fue un período de transformación significativa para Ourense. Tras la revuelta irmandiña, el poder empezó a desplazarse del obispado al ayuntamiento, que fue presidido por un corregidor nombrado por el rey. Este cambio en la gobernanza marcó el comienzo de una nueva era para la ciudad. La urbanización se expandió con la creación de nuevas calles y la construcción de pazos (casas señoriales gallegas), lo que reflejaba un crecimiento económico y social notable​.

Siglo XVII: Un Período de Calma y Desarrollo Arquitectónico

Durante el siglo XVII, Ourense vivió un período de relativa calma y estabilidad. La influencia de la Iglesia siguió siendo prominente, con la realización de diversas obras arquitectónicas impulsadas tanto por los obispos como por órdenes religiosas. Los Jesuitas, por ejemplo, se establecieron en Ourense a mediados de este siglo, contribuyendo al desarrollo cultural y educativo de la ciudad​.

Siglo XVIII: Continuidad y Construcción

En el siglo XVIII, Ourense continuó su desarrollo sin grandes cambios o eventos disruptivos. La arquitectura religiosa siguió desempeñando un papel importante en el paisaje urbano de la ciudad. Las obras llevadas a cabo por la Iglesia durante este periodo no solo embellecieron la ciudad, sino que también sirvieron como símbolos del poder y la influencia eclesiástica en la vida cotidiana de Ourense.

Consolidación Urbana y Cultural

El crecimiento urbano y la consolidación de la vida cultural en Ourense fueron aspectos destacados de la época moderna. La ciudad se fue configurando como un centro importante en la región de Galicia, manteniendo un equilibrio entre la preservación de su patrimonio histórico y la adopción de nuevas tendencias arquitectónicas y culturales.

Ourense en la Época Contemporánea (Siglo XIX – XX)

Siglo XIX: Urbanismo y Capital de Provincia

El siglo XIX fue un periodo crucial para Ourense, marcando su designación como capital de provincia. Este nuevo estatus trajo consigo un impulso significativo en la modernización de la ciudad. La llegada del ferrocarril y la construcción de la carretera Villacastín-Vigo fueron hitos fundamentales que fomentaron el desarrollo económico y la expansión urbana de Ourense, permitiendo un mayor intercambio comercial y la integración de la ciudad en la red de comunicaciones nacional​​.

Transformación Industrial y Social

Este siglo también fue testigo de la transformación industrial de Ourense. La industria textil, en particular, experimentó un crecimiento significativo, convirtiendo a la ciudad en un importante centro de producción y empleo en la región. Este desarrollo industrial atrajo a trabajadores de otras áreas, contribuyendo al crecimiento demográfico y a la diversificación de la economía local.

Siglo XX: Crecimiento y Modernización

Durante el siglo XX, Ourense continuó su trayectoria de crecimiento y modernización. La ciudad experimentó un aumento en su población debido a la migración procedente de zonas rurales de la provincia, lo que llevó a un incremento en la construcción de viviendas y la expansión de la infraestructura urbana. Ourense se convirtió en un importante nudo de comunicaciones, tanto por tren como por carretera, en el noroeste peninsular​​.

Desarrollo Urbano y Cultural

La unión con el municipio de Puente Canedo en 1943 y el desarrollo de nuevos barrios reflejan la expansión urbana y la evolución de Ourense en el siglo XX. Estos cambios no solo fueron físicos, sino que también reflejaron el dinamismo cultural y social de la ciudad. Ourense se estableció como un centro cultural vibrante, manteniendo al mismo tiempo su rica herencia histórica y arquitectónica.

Ourense en el Siglo XXI: Continuidad y Renovación

Entrando en el siglo XXI, Ourense ha mantenido su importancia como una ciudad histórica, al tiempo que ha adoptado innovaciones y mejoras para seguir siendo relevante y funcional en la era moderna. La ciudad ha equilibrado con éxito la preservación de su patrimonio con la adopción de nuevas tecnologías y prácticas urbanas.

Etiquetas
Diseño web Ourense